Plan de remediación, desarrolla una estrategia ante riesgos materializados

Publicado por Equipo ORCA el 20 de abril de 2021

Cuando los riesgos no se han podido gestionar de forma correcta, es momento de corregir el rumbo. Conoce los beneficios de gestionar un plan de remediación.

Cuando los riesgos no se han podido gestionar de forma correcta, ya sea porque fueron detectados demasiado tarde, o porque no se contó con un plan funcional y efectivo, es momento de ejecutar las medidas necesarias para corregir el rumbo.

A través de desarrollar un plan de remediación tienes la posibilidad de conocer de forma certera el comportamiento y los avances correspondientes a las actividades y tareas que le competen a los responsables de las áreas involucradas, entre otros beneficios que abordaremos en este artículo. 

 

6 beneficios de gestionar un plan de remediación

Un plan de remediación puede ayudar a las organizaciones a lograr sus objetivos estratégicos, aún si los riesgos se han materializado. Para ello, traducir los resultados de una auditoría en acciones puntuales se vuelve ¿aquí falta un cierre?

  • Conocer hallazgos recurrentes. Después de evaluar el cumplimiento de regulaciones, actividades, documentación, etc, un siguiente paso es decidir qué haremos con los hallazgos. Dependiendo de su naturaleza, habrán observaciones que probablemente no se lleven a cabo en el presente, pero sí a futuro. En tanto que, las oportunidades de mejora, quedan a criterio de la compañía si se ejecutan o no. Ambas, deberán formar parte del plan de remediación. 
  • Clasificar los hallazgos por prioridad y/o criticidad. Identificar los riesgos que representan una mayor amenaza para responder ante ellos, dependiendo de los recursos de los que dispone la organización.
  • Establecer planes de remediación en un plazo determinado. Una vez que se han clasificado los hallazgos por criticidad, es posible determinar los plazos en los que las observaciones y oportunidades serán efectuadas. Sin un plan, estas vendrían a formar parte de los cientos de pendientes que podrían o no llevarse a cabo. 
  • Determinar las acciones a seguir para subsanar los hallazgos identificados. Los líderes de riesgo y cumplimiento que cuentan con un plan de este tipo tienen la capacidad de ser partícipes y solución a la continuidad del negocio. 
  • Asignación de responsables de ejecución y seguimiento. Mejores negocios se construyen con la participación de todos los involucrados en la mejora continua. Para ello, un plan de remediación te da la claridad necesaria para contemplar las áreas de mejora de  todas aquellas personas con las que has elegido asociarse, colaboradores, proveedores, socios, etc.  

¿Cómo desarrollar un plan de remediación?

Para el desarrollo óptimo del plan de remediación, es recomendable contar con un equipo de expertos especializados en este ejercicio, ya que implica una serie de pasos que deben ser cuidados meticulosamente para producir los mejores resultados.

 

El mapeo de reconocimiento

Para comenzar, debes conocer el alcance total de los problemas, es decir, medir la gravedad de las consecuencias en todos los ámbitos, financiero, fiscal, jurídico, de imagen institucional, de branding, entre otros.

En ORCA podemos ayudarte a automatizar este proceso, a través de, graficar todas y cada una de las vertientes que puede ocasionar un problema, establecer métricas de control, flujos de información que ayuden a notificar a todos los usuarios, entre otras funciones. 

Conscientes de la magnitud del problema es importante establecer prioridades que dependen directamente de la gravedad de las consecuencias y tomando en cuenta el tiempo con el que se cuenta para actuar.

 

Planeación y cronograma

Para continuar con el plan de remediación y teniendo definidas las prioridades, es fundamental determinar cuáles departamentos están afectados directamente para actuar de inmediato.

Decide en qué forma se distribuirán los recursos, tanto humanos como económicos y materiales, para esto, es determinante saber cuáles son las posibilidades estructurales y financieras de la compañía, ahí radica la importancia de que el plan sea aplicable.

Antes de ejecutar las acciones de remediación, es necesario establecer un cronograma de remediación  y prevención, mismo que te permita establecer objetivos intermedios que puedan ser posteriormente medidos, tanto por tiempo como por resultados.

 

Acciones de remediación

Para que el plan de remediación tenga sentido es necesario que las acciones que se tomen se vean reflejadas de forma inmediata en los principales puntos del cronograma, ya sea desde cambios en los estatutos de la compañía o las medidas disciplinarias que se juzguen pertinentes, según sea el caso.

Es necesario que se definan las responsabilidades de cada elemento en torno a un problema o conflicto, se trata de reparar los daños e impedir que vuelvan a suceder.

Recuerda que el plan de remediación no ha sido cubierto hasta que se verifican todas las posibilidades establecidas previamente en el mapa, así como las que sean detectadas durante el camino.

 

Recomendaciones finales

Según estadísticas , 8 de cada 10 empresas utilizan consultores externos, tanto para hacer análisis de riesgos, como para integrar las juntas que definan un plan de remediación, esto es porque ofrecen objetividad en sus criterios, así como resultados medibles.

Dicho lo anterior, es recomendable contar con un proveedor de servicios que cuente con la capacidad y experiencia para beneficiar a tu empresa, garantizando calidad e imparcialidad. En ORCA, podemos ayudarte, contáctanos.Solicita una asesoría

Temas: Riesgo empresarial

Suscríbete al blog

Publicaciones Recientes

Publicaciones por etiqueta