Norma ISO 31000, una guía internacional para la gestión de riesgos

Publicado por Equipo ORCA el 16 de noviembre de 2021

Un nuevo paradigma empresarial, así como el avance cada vez más rápido de las tecnologías y la realidad de contextos diferentes, son la raíz de lo que ha impulsado a  la norma ISO 31000 para la gestión de riesgos 

Sin embargo, al paso de los años el propósito de su uso se convirtió en un pilar fundamental para la detección, el análisis y la solución de riesgos que se puede aplicar a tu organización sin importar su origen, tamaño, el sector comercial y el tipo de negocio.

Para explicar qué es la norma ISO 31000 empezaremos por aclarar que todavía existen dudas sobre su certificación y también vamos a romper con algunos mitos; por ejemplo, que  los riesgos a los que se enfrenta una empresa solo pueden traer problemas. 

 

Origen de la norma ISO 31000

La norma ISO 31000 para la gestión de riesgos se publicó por primera vez por la Organización Internacional de Normalización (ISO, por sus siglas en inglés) en noviembre de 2009 y cuenta con insumos de carácter global para mitigar riesgos a través de su adaptación a cualquier tipo de empresa. 

Se trata de una herramienta que no tiene el propósito de certificación, pero eso no debe significar una amenaza más para tu organización, ya que múltiples organizaciones a nivel internacional han adoptado sus directrices de manera voluntaria y con resultados óptimos contra los riesgos.

Es decir, la norma ISO 31000 tiene la gran ventaja de que su sistema de gestión de riesgos no es único y concreto, pero sí se aplica al contexto de tu empresa

 

Nueva versión ante contextos actuales

Delitos cibernéticos, pandemias, terrorismo, entre otros problemas globales de actualidad obligó a la creación de una nueva versión de la norma ISO 31000 en 2018 para enfrentar las situaciones de incertidumbre y las amenazas que se viven hoy. 

Su evolución se centra en los liderazgos, las nuevas experiencias y un nuevo enfoque de sistemas abiertos que intercambia comentarios con su entorno externo para adaptarse a múltiples necesidades y contextos. Así como en la evolución de mercados y los nuevos retos. 

Qué otro referente necesitamos para convencernos de su implementación sino el del presidente del comité técnico que desarrolló la norma, Jason Brown, quien asegura que la actualización de la norma ISO 31000:

“Proporciona un marco de gestión de riesgos que respalda todas las actividades, incluida la toma de decisiones en todos los niveles de la organización”.

Recordemos que la norma ISO 31000 continúa sin fines de certificación, lo que brinda la flexibilidad de implementar el estándar de manera que se adapte a las necesidades y a los objetivos de tu organización.

 

Guía global contra riesgos empresariales

Todos los días nos enfrentamos a un mundo en constante cambio, en el que lidiar con situaciones de incertidumbre se convierte en un paso que será la clave del éxito de tu empresa. 

Por eso, a continuación las recomendaciones de cómo debe ser la gestión de riesgos con base en la norma ISO 31000 actualizada

 

  • Integrada: la gestión de riesgos es parte integral de todas las actividades de tu organización.
  • Estructurada y exhaustiva: un enfoque estructurado y exhaustivo hacia la gestión del riesgo contribuye a resultados coherentes y comparables.
  • Adaptada: el marco de referencia y el proceso de la gestión del riesgo se adaptan y son proporcionales a los contextos externo e interno de tu organización relacionados con sus objetivos.
  • Inclusiva: la participación apropiada y oportuna de las partes interesadas permite que se consideren su conocimiento, puntos de vista y percepciones. Esto resulta en una mayor toma de conciencia y una gestión del riesgo informada.
  • Dinámica: los riesgos pueden aparecer o desaparecer con los cambios de los contextos externo e interno de tu organización. La gestión del riesgo anticipa, detecta, reconoce y responde a esos cambios y eventos de una manera apropiada y oportuna.
  • Mejor información disponible: las entradas a la gestión del riesgo se basan en información histórica y actualizada, así como en expectativas futuras. La gestión del riesgo tiene en cuenta explícitamente cualquier limitación e incertidumbre asociada con tal información y expectativas. La información debería ser oportuna, clara y disponible para las partes interesadas pertinentes.
  • Factores humanos y culturales: el comportamiento humano y la cultura influyen considerablemente en todos los aspectos de la gestión del riesgo en todos los niveles y etapas.
  • Mejora continua: la gestión del riesgo mejora continuamente mediante aprendizaje y experiencia.

Ventajas de la norma ISO 31000 en tu empresa

La norma ISO 31000 está hecha a la medida de cualquier empresa, ya que de acuerdo con la propia Organización Internacional de Normalización, proporciona:

  • Los principios.
  • Un marco.  
  • Un proceso.

Asimismo, es una norma que permite ayudar a incrementar la probabilidad de lograr objetivos y mejorar la identificación de oportunidades y amenazas, así como asignar y utilizar de manera eficaz los recursos contra los riesgos en tu empresa. 

Si en tu organización se decide implementar la norma ISO 3100 como una guía de gestión de riesgos, tendrá la oportunidad de comparar sus prácticas con un punto de referencia internacional que le dará principios sólidos para una eficiente y valiosa gestión de riesgos

En ORCA contamos con las herramientas y asesoría especializada, necesarias para la consulta y puesta en marcha de la norma ISO 31000 para la gestión de riesgos que brindarán certidumbre a tu empresa. 

No dudes y solicita una demostración gratuita y personalizada de nuestra solución.

 

Nueva llamada a la acción

Temas: Compliance