La gran importancia del control de desempeño de proveedores y terceros

Publicado por Rodrigo Ayala el 05 de diciembre de 2019

Tener visibilidad sobre cualquier proceso, ejecución y resultado, en todas las áreas de nuestra organización, es vital. En este marco, desde que estamos considerando las relaciones con proveedores, y por lo tanto el control de desempeño sobre los productos, materiales o servicios que nos entregan, no es la excepción. En esta ocasión, hablaremos del escenario que se ha configurado últimamente respecto de esta disciplina, y su cada vez mayor relevancia en los diversos entornos empresariales.

Control de desempeño en proveedores: importancia y beneficios

En una encuesta reciente titulada Third-party risk - Chasing maturity in a dynamic landscape - 2019 Survey report (Riesgo en proveedores - Hacia la madurez en un entorno dinámico - Resultados de encuesta 2019) se cuestionó a los participantes sobre los principales motivos para implementar en sus organizaciones un programa enfocado en la administración de riesgos en proveedores para mejorar sus cadenas de suministro.

Los resultados obtenidos para esta sola pregunta, y su comparación con las respuestas a la misma pregunta hecha en la encuesta del año anterior, arrojan luz sobre las necesidades más apremiantes de los encuestados, que contestaron lo siguiente:



¿Cuál es el principal motivo de la administración de riesgos en proveedores en su organización?

•Respuestas:                                                                                                            2018 | 2019

 

·Estar al día con el cumplimiento normativo                                             49%  | 52%

·Valor comercial de programas avanzados                                                 30%  | 29%

·Mejorar la eficiencia interna                                                                          11%  | 9%

·Presiones de la industria                                                                                5%  | 3%

·Otros                                                                                                                  5%  | 7%

 

Con una variación que no excede el rango de +/- 3 puntos porcentuales, vemos que, en general, se mantiene la tendencia de la encuesta anterior, pero al mismo tiempo se puede entrever, en esta sola respuesta, el dinamismo de esta disciplina que toma cada día mayor relevancia.

Si atendemos a los dos rubros que crecieron, vemos claramente que son el del cumplimiento normativo (Compliance) y el de “Otros”. En este último inciso, muchos de quienes contestaron mencionaron a los riesgos reputacionales como un motivo para la implementación de un programa de administración del riesgo en proveedores, específicamente, en el caso en que un error por parte de un proveedor sea achacado a la propia organización.

Otros datos interesantes, fueron la mención de los riesgos de ataques cibernéticos y la protección de datos personales en posesión de particulares (este tema lo revisamos en un artículo anterior que puede consultar aquí). Ambos temas van de la mano con los avances tecnológicos y muy seguramente serán temas recurrentes y de una importancia cada vez mayor de continuar la tendencia en la velocidad y multiplicidad de desarrollos tecnológicos.

Si fijamos la vista en el motivo número uno para implementar un programa de administración de riesgo en proveedores, que es el del cumplimiento normativo, entenderemos un elemento crucial: vivimos en la época en la que la competitividad se da de la mano del correcto desarrollo de nuestra cadena de suministro (Supply Chain Management o SCM en su acrónimo en inglés).

La entrada en escena del cumplimiento normativo es provocado por la necesidad de una homologación de criterios y la estandarización de valores y métricas para permitir el desarrollo del libre mercado con un piso firme: reglas que todos conozcamos para que la competencia sea justa y así se asegure que en la competencia económica y empresarial, gane el mejor.

Esto es así por el auge mismo de la gig economy, o “economía por encargo”, donde cada organización prefiere cerrar su ámbito de actuación en un número reducido, pero altamente específico de servicios y/o productos, confiando para las otros tareas que no son parte del core business a terceros cuyo core business esté precisamente en lo que la organización decide tercerizar.

Lo vemos por todos lados: desde los departamentos de recursos humanos que confían en las agencias de outsourcing para la contratación de sus empleados (o al menos el primer filtro que es en ocasiones el más laborioso), hasta áreas de trabajo completas que son confiadas a especialistas en lugar de intentar pasar por el arduo y no siempre retributivo camino de hacer esas labores in-house.

Entre otras cosas, esto es así por la aceleración del tiempo social y su demanda cada vez menos paciente de productos y/o servicios: para cuando su área interna de tal o cual proceso haya madurado y tenga ya la experticia requerida, puede que sea ya demasiado tarde y que su organización ya no compita en determinado rubro.

Si la tónica para competir en el dinámico entorno organizacional a nivel mundial es tercerizar aspectos que en conjunto forman su oferta de valor al cliente, es imprescindible tener un correcto programa de control de desempeño y administración del riesgos en proveedores general, y eso queda de manifiesto con lo revisado en esta publicación.

Si usted desea ir un escalón más allá, y no sólo aprender sobre la administración del riesgo en proveedores sino cómo puede reducir gastos en servicios de proveeduría, descargue gratis la guía que encontrará debajo. Es gratis y está a unos clics de distancia.

selección y evaluación de proveedores

Suscríbete al blog

Publicaciones Recientes

Publicaciones por etiqueta